viernes, 19 de julio de 2013

Pasado


2 comentarios:

  1. Pues mira, más que risa me ha dado mala leche. Ayer hablaba con mi marido justo de estas cosas...no creo que todo vaya a ser tan negro pero estoy desesperanzada, y enfadada. La liberalización de la mujer ha sido su esclavización al trabajo, cada vez veo más claro que ME OBLIGAN a trabajar. Por ahora no lo hago pero las cuentas no salen. Antes una familia se podía comprar un coche, una casa...ahora los precios obligan a que ambos trabajen para poder hacerlo, hasta para poder pagar los gastos del colegio de los hijos! Ay, es que estoy muy calentita con el tema. Nuestras necesidades aumentan y nuestros ingresos no, y al precio que está todo veo la necesidad de trabajar, en lo que sea... y no es el momento tampoco.

    Uff.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suscribo cada una de tus palabras, Clo. Pero.... ¡ánimo!

      Eliminar