sábado, 5 de septiembre de 2009

Lo que vale, vale.

Llegar a la meta suele costar sangre, sudor y lágrimas.
Pero si el obejetvo a alcanzar es bueno, vale la pena.
Y más aún si te guía y alienta tu Padre.

video

No hay comentarios:

Publicar un comentario